Artistas de la Colonia Etchepare en el Museo de San José


En el marco de los festejos del centenario de la Colonia Dr. Bernardo Etchepare se lleva a cabo una exposición de pinturas en el Museo de San José con obras de artistas pacientes del hospital. Se trata de una producción artística perteneciente a una época fermental -años sesenta y setena- en lo que refiere no solamente a la creatividad sino a la calidad de la misma. Se exhiben obras de Ergasto Monichón, Raúl Javiel Cabrera, Oscar Mussetti, entre otros, que tuvieron la orientación de la tallerista Hilda Ferrerira. Uno de los exponentes, Oscar Caballero, continúa aún hoy en la institución pintando con la misma entrega y disfrute de entonces. En su homenaje la muestra se titula "Mis ocurrencias".

Transcribimos fragmentos del texto de la muestra, autoría de la tallerista Isabel Cavadini:

Palabras de Oscar Luis Caballero: “Comencé a dibujar a los cinco años en la escuela. Recuerdo un ranchito que pinté de marrón. Cuando ingresé a la Colonia pintaba solo. Mis primeros pinceles los hice con palitos de chilca y cerda de caballo, de la caballeriza de la Colonia. Luego los ataba con hilo de coser. Pasado el tiempo, pinté dos murales. Un médico preguntó si eran desnudos. Le expliqué que tenían puesta una malla. La maestra igual los tapó con un mueble. Mi primer cuadro fue como escenografía de una obra de teatro –dirigida por la doctora Villanueva - que se estrenó en la Colonia Santín Carlos Rossi. Se llamaba La locura de don Juan del escritor argentino Carlos Arniches. Hice muchos dibujos de la locura y los guardé en una caja que decía no tocar. Era una lucha entre yo y la tabla, los pinceles, todo. Las tres cabezas decían cosas diferentes; una dormitando, como pensando. Otra asombrado, mirando las estrellas. La primera es como un payaso que mira de frente y se ríe de la vida. Tengo la risa como lo principal de todo, me sentía
con el organismo sano, pulmones fuertes, siempre me sentí feliz. La felicidad reside en la risa, hay que reírse. Mi abuela me oía reír y me decía que también con palabras la gente se cura. Pinto con mucha alegría y con mucha crítica, estoy pintando y me estoy criticando. Soy detallista (...)

Hace unos años Caballero accedió integrarse al pabellón 17 de Rehabilitación siempre que no fuera obligado a ser externado. Mantiene una rigurosa pulcritud, modales y asiduidad al taller de plástica. En la exposición de fin del año 2010, negoció la venta de una obra de su autoría a muy buen precio. Lo recaudado lo donó al taller para adquirir materiales de dibujo. “yo no necesito dinero, tengo todo lo que quiero. Soy feliz”, manifestó con su risa de siempre. Ama la pintura del Renacimiento sobre todo a Leonardo da Vinci. Es detallista en sus realizaciones. Ha llegado a demorar meses en terminar una pintura, que siempre son al óleo. Realiza retratos imaginados.  Figuras solitarias a veces casi inexpresivas. Mayoritariamente reproduce sus propias facciones solo que varían, si son femeninas o masculinas en detalles como ser el cabello, vestido o algún otro distintivo.  Es muy austero en sus expresiones. Si se le sugiere agregarle algo a sus retratos se niega a ello. “Para qué? Están bien así. No necesitan nada más”.  Es muy buen retratista, últimamente terminó un retrato de Carlos Gardel que reprodujo para regalar al director del hospital. No lo quiso pintar, realizando un buen trabajo de sombreado a lápiz. No le agrada pintar paisajes u otro tema y mucho menos incursionar en otras estéticas como el abstracto. Aunque sí, es ávido de información sobre estilos y vida de famosos artistas plásticos. Sus preguntas y conocimientos sorprenden.  Caballero cuenta actualmente con 74 años (Minas 1936) y en el taller sigue trabajando incansablemente hasta su hora del teleteatro de la tarde en que se retira a su pabellón." 

Imagen: Isabel Cavadini y Oscar Caballero en el LATU, octubre de 2012.






No hay comentarios: