ROSA CAZHUR: "Sé que vendrás con un sol en cada mano"



Sé que vendrás con un sol en cada mano



El hombre ha inventado

Las palabras

Una constancia de que sufre

Y que reclama a otros hombres



El hombre ha inventado las

Palabras porque las sonrisas

Vagaban alegremente

Por un campo de dalias.

El hombre ha inventado

Las palabras porque al

Amor no le

Alcanzaban las caricias



El hombre ha inventado

Las palabras y los puentes

Levadizos entre el todo

Y la nada.

(2009)



Tengo que decirte algo

Antes que la luz se apague

Antes que se vaya el sol

Luego llega la noche

Y otros espíritus

Y harán que me

Olvide de tanto soñar

Tengo que decirte algo

Que la luz

Podrás comprender

No tardes

No dejes que la luna

Robe

Lo que tengo para hablar.


(1998
)



Cuando llego saco a luz

Todos mis sueños, recupero

Sonrisas y palabras.

Cuando llegas, las paredes

De mi casa son tibias

Envolturas

Y se apagan los ruidos

De la casa, consagrando

Tu llegada.

(1975)




Me hago líquida

Me disuelvo

Espuma blanca

Que se eleva

Para caer

Mansa, suavemente

En tus brazos

(1997)





Te quiero sencillo

Y claro te quiero

Y hago el sencillo

Ejercicio de la difícil

Espera

(1975)



Me gustaría que hubiera

Muchos seres que dijeran

Me gusta tu pintura;

Me gusta tu poesía;

Pero más me gustaría

Que hubiera un solo ser

Que me dijera “te amo,

Aunque no pintes ni escribas”

(1975)






Crearía un idioma

Que expresara

Lo que el roce

De tus labios significa

Pues mi necesidad

De amar tiene tu nombre

Aunque seas tú sólo

Una copa donde vierto

Mis sueños, esperanzas

Y deseos.

(1975)






No quiero ya respuestas

A difíciles preguntas

Metafísicas

Elaboradas y magníficas

Respuestas

No quiero saber

Cómo es que existen

Ni por qué todos los hombres.

Quiero una mano

Cálida

Que vaya desde mi vientre

A mi garganta

Y no sabré por qué

Pero sentiré que existo.


(1975)






Yo soy el pájaro 

De fuego que oirás

Al amanecer

Soy la luna, soy el viento

Soy la hoja que cae

Soy nosotros

Soy las manos

Soy los pies

Y pisada húmeda

De Aquél.

(1980)




Los  elefantes azules

Llegaron por una

Primavera de metal

Llegaron y tomaron

Cuenta de la ciudad

De los árboles de las

Plantas y nadie sabe

Cuándo se irán.

Están haciendo

Caracolas de incisos

Con sus trompas y las

Ramas de mar

Están muy preocupados

Con Paul Éluard

Y un cuadro de Rousseau

Después informo más.


(1978)







Le temo a todas las noches

Pero por sobre todo

Le temo a los sábados

A la noche.

Sé que de noche los sábados

Le gente juega a compartir

Juega a acompañarse y a esperarse

Juega a esperarse y a acercarse

Y yo ya no juego ni sábado

Ni domingo, ni los martes

Que estoy fuera de juego

Desde siempre

Los sábados de noche

Es más triste

Cuando toda la gente

Cree amarse.


(1975)



Estas acuarelas fueron escogidas por su autora Rosa Cazhur (Durazno, 1947) y donadas el año pasado al proyecto Arte Otro en Uruguay: “Pablo querido, te mando unos dibujos por Isabel, para exponer o lo que tú veas. Te quiere mucho, Rosa.” Escogimos los títulos tomando algunos versos de su intensa producción poética, con la que creemos su obra gráfica está fuertemente imbricada. Están acuarelas y tintas han sido pintadas sobre papel (A4, 75 gr) por la época en que se expuso parte de la serie en la muestra "Arte Otro en Uruguay" (Plataforma MEC, noviembre 2008). Conocimos las acuarelas de Rosa unos meses antes, en la exposición “Límites” (Cabildo de Montevideo, setiembre 2008) curada por Susette Kok, que exhibía fotografías de pacientes de la Colonia Etchepare y Santín Rossi en el departamento de San José, y pinturas y textos de los artistas allí internados. Ros entonces estaba en un régimen de externado (más tarde volvería a la Colonia Etchepare donde permanece en la actualidad).

Estas acuarelas constituyeron una especie de segundo despertar artístico de Rosa, que contaba con una educación en arte ya desde pequeña en Durazno, su ciudad natal. A los trece años comenzó a estudiar con el grabador Claudio Silveira Silva, y más tarde, en los años sesenta, se traslada al sur del país para formar parte activa del grupo Toledo Chico, de intensa labor cultural en el grabado y la difusión literaria (Revista El Mate, primer edición artesanal de Hombre y oficios de Juan Capogorry con viñetas de Rosa, entre muchos otros proyectos de interés). En la década del setenta estudió psicología (la dictadura truncó su formación universitaria) y ejerció la docencia en secundaria como profesora de filosofía en el Liceo de La Paz y en el n° 22 de La Teja, antes de las crisis emocionales que la condujeron a la Colonia Etchepare. En el Centro Educativo de esta institución publicó su poemario Sentires y luego de la muestra de algunas de sus acuarelas en "Límites" y "Arte Otro en Uruguay" de 2008, expuso en la muestra colectiva “Memorias del Inconsciente” en la Galería Sur de Punta del Este (enero, 2009) y realizó una importante muestra individual en la sala Carlos Federico Sáez del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, bajo la curaduría de María Yuguero (agosto 2011).

Para el libro Arte Otro en Uruguay resumimos la génesis de esta su etapa de acuarelista: “…en el Centro Educativo de la Colonia Etchepare (al que asiste en régimen de externato), aprendió nuevas técnicas y procedimientos. Hubo una época difícil en que no encontraba una salida a su crisis creativa. La tallerista del lugar, Isabel Cavadini, le sugirió que probara dibujar con los ojos cerrados, como un modo de exorcizar el temor a la hoja en blanco y recobrar así el proceso intuitivo. «Hoy nació Rosa Cazhur», le confió la artista a su orientadora con los primeros resultados. Casi sin espacio disponible, Rosa pinta recostada en su cama con los materiales apoyados en una tabla. Los dibujos de delgada línea salen de una vez, rápidamente, y por el modo en que se escurren por el papel los acrílicos y las tintas, es dable imaginar que también es veloz el esparcido de los pigmentos. Sus series de autorretratos, embarazadas, partos, parejas hombre y mujer, madre e hija, entre otras, recrean un universo personal de gran sensibilidad, con extremos de dramatismo y dulzura. Su obra nace de una vertiente interior y alcanza la forma de un reclamo emocional directo y sin cortapisas.”

En los últimos tiempos Rosa ha sufrido serios quebrantos de salud. El pasado año, antes que la tallerista Isabel Cavadini dejara su trabajo en la Colonia Etchepare para radicarse en el extranjero, dio cuenta de la voluntad de Rosa de donar algunas de las acuarelas para que le diéramos difusión. La calidad de su obra espontánea nos exime de mayores comentarios. Su poesía también goza de un estilo en apariencia sencillo pero de hondo sentimiento que roza lo visceral. Algunas de estas piezas aquí presentes viajarán en agosto a Tacuarembó para una muestra colectiva de la colección Arte Otro en Uruguay. Esperamos que la difusión completa de su donación en este espacio virtual despierte el interés y habilite su exhibición individual, como estamos seguros sería su deseo y una justa retribución a su talento como pintora y poeta.


No hay comentarios: